Posts Tagged ‘obras’

De San Isidro a la Plaza de Vista Alegre

Written by administrator. Posted in Blog

 

En el recuerdo del mundo del toreo, se han enumerado algunas de las obras de una temática que vuelve con fuerza en los meses de primavera y verano

De San Isidro a la Plaza de Vista Alegre

De los retratos, la media verónica y los preparativos, la mirada del artista se fija en el arte de los toreros, que se centran en la faena, dar un recorrido y medir al animal, el cual espera en el fondo, o bien, en la propia querencia, ya que es una pose natural, que recuerda la necesidad de buscar información en las fuentes más apropiadas cuando hablamos del arte taurino. Ergüin fijó la mirada en Salamanca y Bilbao, aunque siempre desde la búsqueda del color, la luz y saber interpretar los momentos más impactantes de un espectáculo que goza de una popular tradición. Del Club Cocherito de Bilbao, las charlas y tertulias hacen que analicemos las obras de una temática que fue un éxito de ventas, aunque todavía quedan unas composiciones que evocan los mejores momentos de una etapa que revive desde los meses de mayo hasta septiembre. El toro levantado, parado y aplomado son los estados de un animal bravo, que se ciñe a unas reglas de juego impuestas, sobre todo cuando analizamos la acción de salida de los toriles, y esperamos que se haya tomado una serie de medidas que favorecen la propia lidia. La fotografía, que es una constante en el estudio de la obra de Ergüin, permite que nos paremos en una serie de imágenes para el análisis, porque permiten conocer algunos de los elementos de la corrida desde su inicio hasta el final.

Cielos

Written by administrator. Posted in Blog

Entre las temáticas que evocan la cercanía y la lejanía con los elementos, descubrimos una de las colecciones de mayor interés a mediados de la década de los 90

Cielos

Cuando en el año 2012 la Galería de Arte Juan Manuel Lumbreras apostó por la Exposición de Toledo, se observaron varios detalles. El primero de ellos es la admiración del pintor por una ciudad que conoció en los viajes de la década de los cincuenta del siglo XX, pero también por su paisaje, edificaciones, cultura y el sentimiento que se respira cuando una persona toma contacto con sus calles. Por otro lado, las posibilidades en el análisis de la perspectiva, llevan al interesado a conocer dos aspectos importantes del cuadro: la mirada y el cielo. Sin embargo, la segunda temática que ocupa en este caso, nos conduce a la década de los ochenta, siguiendo la estela de los paisajes de Castilla, así como con la recuperación del color y la luminosidad. Las “playas castellanas”, extensiones llanas y prolongadas, en las que aparecen algunos elementos de vez en cuando, recogen el día y la noche, el atardecer y la llegada del día, todo en su justa medida. En ese sentido, Ergüin rescata de sus recuerdos los primeros viajes, el calor y esfuerzo de cargar con los materiales en la etapa de verano y las obras que recogían esa mirada a la lejanía, aunque transmitiendo cercanía por medio del acercamiento de los campos y de los Cielos. En ese origen, aprovechando el segundo salto internacional, quizás el de la madurez como artista, hay que hacer una mención especial a los cuadros analizados de la segunda mitad de la década de los 90, en los que se observa la claridad, los trazos de las nubes y el ambiente despejado que logra la relajación y la observación.