Archive for noviembre, 2012

Nos damos un paseo por un clásico

Written by administrator. Posted in Blog

La musicalidad, actuación de los actores y desarrollo del argumento de Carmen en las tablas permitió la creación de los escenarios propicios, que brillan por su color

Nos damos un paseo por un clásico

La ópera cómica francesa llamada Carmen, no fue un éxito en su inauguración en París (3 de marzo de 1875), según relatan los medios, expertos y las fuentes consultadas, aunque, con el paso del tiempo, la crítica entendió el mensaje, argumento, desarrollo de los actos y la pasión de los actores que encarnan a los personajes de una obra profunda, emocional, trágica y aguerrida, con el telón de fondo de la ciudad de Sevilla.

De ese libro …

Written by administrator. Posted in Blog

Sobre la Ópera Carmen

De ese libro …

Una mirada al pasado, de la mano de la Ópera Carmen (novela 1 de octubre de 1845), hace que nos fijemos en el arte, pasión y visión de Mérimée,           que fue el creador que nace en 1803 en la ciudad de París, rodeado de un ambiente cercano a la pintura, amor por la prosa, cultura y saber estar en el ambiente más distinguido de la bohemia. Proper, de nombre, Mérimée de apellido, enamorado del Siglo de Oro, en especial de Miguel de Cervantes Saavedra y el teatro de Lope de Vega, fue un personaje arraigado a la cultura española, donde las narraciones y libros sobre su estancia en el país coinciden en acercar su interés en las mujeres, la contemplación de la Alhambra, el vino de Jerez y las letras, es decir, aquellos profesionales que vivían del progreso de los escritos. En ese sentido, García Ergüin, que realizó los bocetos, dibujos y escenarios de la representación de la Ópera Carmen en la Maestranza de Sevilla a principios de la década de los noventa, ha resaltado la importancia del argumento en la creación de los telones de fondo, “los cuales nunca cambiaban, ya que jugaban con el interés de la luz, donde “resaltaba” la figura del protagonista y de los personajes que aparecen en la propia obra”. Por otro lado, la escenografía, que fue en un principio para el Teatro Arriaga de Bilbao (1990), supuso “un reto”, según Ergüin. Luis Iturri, amigo del pintor, fue la persona que convenció al artista de su capacidad, aptitud y ganas para llevar a cabo los telones, cuadros y obras de unas medidas que superaron el 12×20.